Volver atrás

¿Qué necesito para que me den una hipoteca?

Luego de mucho trabajo e ilusión estás decidido a cumplir el sueño de comprar la casa propia, pero llega el momento de enfrentarse al banco y surge la duda de saber si este te podrá conceder la hipoteca. Tranquilo, hay una forma sencilla de saber anticipadamente si esto será posible, y Tu Mejor Préstamo te lo cuenta en este artículo.

blog-image

Es común que la gente suela pedir un préstamo hipotecario al banco para financiar la compra de una vivienda, poniendo como garantía de pago el propio inmueble. Pero cómo saber si me concederán la hipoteca, la respuesta es simple y claro, y es cumpliendo con los requisitos que toda banca tradicional solicita de manera habitual, algunos de ellos son:

Solvencia económica 

Tener una evaluación de solvencia positiva es un elemento decisivo a la hora de poder obtener un préstamo. Demostrar unos ingresos fijos y mínimos será la clave para que la entidad financiera pueda evaluarte como un buen candidato para acceder a un crédito. 

La razón principal de realizar esta evaluación de solvencia, es que lo último que las entidades financieras quieren es enfrentarse a riesgos de impago demasiado severos. Por esta razón, la entidad financiera analizará tu situación económica y se asegurará de que eres capaz de hacer frente a la devolución de la cantidad prestada en el tiempo pactado en el contrato.

Capacidad de endeudamiento

Tener un historial de crédito limpio siempre es un punto a favor a la hora de conceder una hipoteca. La mayoría de bancos te descarta de la posibilidad de acceder a un crédito si, en el momento de pedir un préstamo, superas un 35% de endeudamiento sobre el total de tus ingresos o activos. 

En el caso de estar incluido en alguna lista de morosos, como por ejemplo Asnef o Rai, es prácticamente imposible que una entidad financiera tradicional te haga un estudio para concederte un préstamo. 

En Tu Mejor Préstamo no descartamos la posibilidad de acceder a una financiación si este fuera tu caso, pero de eso ya hablaremos más adelante. 

Estabilidad Laboral 

Tener una estabilidad laboral va a ser una de las mayores garantías para conseguir un crédito, ya que el banco prioriza a aquellos clientes con trabajos e ingresos estables de forma que se garantice la devolución del préstamo. 

Los trabajadores con contrato indefinido o con antigüedad considerable en una empresa, son los más aptos para solicitar una hipoteca.

Por otro lado, aquellas personas que sean autónomos o tengan un contrato temporal lo tendrán más difícil, ya que sus ingresos no son constantes durante el año, y esto para las entidades bancarías significa estar frente a un riesgo, motivo por el que normalmente rechazan la operación.

Es una situación difícil pero no imposible, pero seguramente si eres autónomo, y quieres acceder a una hipoteca deberás aportar una gran cantidad de documentación acreditando tus ingresos y tener una antigüedad superior a 2 años. 

Aportar dos titulares

Aportar dos titulares al préstamo hipotecario siempre va a ser más beneficioso para el banco que si lo pide solo una persona. Otro punto importante es la edad del solicitante, la mayoría de las entidades bancarias solicitan que al finalizar el plazo de la hipoteca, el mayor de los titulares no supere los 75 años.

Garantía de la vivienda.

La banca tradicional puede resultar ser muy exigente, y a veces a su juicio personal creerán que la documentación presentada no es suficiente, en ese caso, se puede aportar una garantía adicional: el aval bancario. El avalista se comprometerá a hacerse cargo de la deuda que la otra persona no pudo pagar. Pueden avalarte con otra propiedad o dinero en efectivo, de esta forma el banco tendrá una mayor seguridad de continuar con la operación.

Si bien es un gran recurso para ganarse la confianza de la banca, pero implica una enorme responsabilidad  para el avalista, así que considera esta opción como una de las últimas. 

Aportar una entrada inicial

La ley del mercado hipotecario limita la posibilidad de financiación hasta un máximo de un 80% del total del valor de tasación. Esto significa que la persona o personas que contraen la hipoteca deben aportar al inicio, al menos, el 20% del valor total de la vivienda o propiedad a adquirir, es lo que se conoce como “entrada”, sin esta cantidad inicial ahorrada, es poco probable que te concedan una hipoteca.

Préstamos hipotecarios con TU MEJOR PRÉSTAMO. La mejor alternativa a la banca. 

En este artículo te hemos contado algunos de los requisitos más comunes que la banca tradicional suele pedir para conceder hipotecas, y entendemos que no es un procedimiento fácil, por ello queremos presentarte Tu Mejor Préstamo, una alternativa a la banca tradicional en donde todos estos requisitos que hemos detallado en este artículo, simplemente desaparecen. 

No será necesario que nos presentes justificantes de ingresos, garantías personales, y tanto papeleo; el único requisito para acceder a nuestra financiación es presentar una propiedad libre de hipoteca.

Sabemos que el sueño de la casa propia es lo que estás buscando,  y queremos ayudarte a que sigas adelante para cumplirlo. Solicitar un préstamo es sencillo, solo rellena el formulario de nuestra web y en menos de 48 horas nuestros gestores se contactarán contigo para darte una valoración de tu caso.